Novias bonitas que buscan ser diferentes, únicas y rodeadas de mucho amor. Novias que buscan lo artesanal, lo exclusivo. Vestidos con tejidos exquisitos, con brocados de ensueño, encajes hechos a mano, bouquets diferentes y hermosos, tocados realizados artesanalmente con cientos de detalles… y la joyería para novias no es menos importante. Todo lo contrarío, tanto el vestido, como el tocado, como el bouquet, incluso a veces los zapatos, quedan guardados con cariño en el fondo del armario, sin más uso que el del gran día.

La joyería no, son joyas únicas, que cuentan algo, que se adaptan a los gustos de la novia o a los del novio. Joyas que en muchas ocasiones guardan un gran significado. Joyas en plata de ley hechas con mucho mimo para que las luzcas siempre que te apetezca.

Si hay algo que me llena de ilusión es crear joyas especiales, piezas que marcan el comienzo de algo importante. Diseñadas con amor e ilusión para acompañaros en uno de los días más bonitos de vuestra vida: vuestra boda. Joyas que con el paso del tiempo creará una historia alrededor de ella, que serán vista con un aura mágica y que quizá algún día, al igual que me sucede a mí, será la joya de mamá o de abuela.

Pasando a ser una joya de familia.

Las joyas artesanales, además de ser joyas de autor y estar creadas especialmente para ti, son joyas creadas con mucho amor, cariño, hechas con delicadeza y tiempo. Joyas únicas para novias únicas.

Novias diferentes que apuestan por lo tradicional ¡Me encantan las novias tradicionales!

Con sus joyas realizadas en filigrana compostelana, con sus sapos gallegos sobre su pecho o en sus orejas. Con sus alianzas completamente artesanales. Novias que brillan con luz propia y se dejan engalanar con lo más hermoso de nuestra tradición.

No debemos olvidar que El Sapo es por excelencia la joya más importante del siglo XVIII en Galicia, símbolo de vida, de fuerza, y sobre todo de mujer. Cada sapo que crean mis manos representa a la mujer que acompaña. Única y especial como cada novia.

Novias que eligen ser diferentes, únicas, especiales, y siempre con algo de tradición detrás.

“Cuando una novia ilusionada se pone en contacto conmigo ¡se me erizan los pelos!”

Esa ilusión que transmitís es indescriptible, ese brillo en los ojos por poder elegir y formar parte del diseño de vuestras joyas, esa ilusión, hace que siempre sea un proyecto apasionante, inspirador, que me renueva y me da vida para seguir adelante. Me hacéis formar parte de vuestra historia y son piezas que nunca se olvidan.

“Novias bonitas, llenas de vida y de ilusión que confían en las manos artesanas para embellecer uno de los días más bonitos de su vida.”

No importa si tu idea es una joya sencilla o una pieza más elaborada, todas me llenan de amor y sacan lo más creativo de mi interior.

Joyas diseñadas y elaboradas con mimo y con mucho entusiasmo desde esa primera idea que se forja en mi cabeza, hasta el último roce de la mopa de pulido al terminar la joya de autor que os llevará hasta el altar. Son joyas fascinantes porque con ellas comienza una nueva historia.

Recuerdo la primera novia ilusionada que llegó a mí.

La primera joya que creé para una novia fueron unos pendientes y una pulsera. Piezas muy especiales que cree con mucho nerviosismo por toda la confianza que depositaron en mí. Paula llegó al taller acompañada de su madre, ella quería unos pendientes en filigrana, con un aire tradicional, pero que llevasen el detalle de unas hojitas, su madre se había casado con unos pendientes muy simples de hojas y quería tenerla muy presente en su boda y que la tradición de sus hojitas perdurase una generación más.

Cuál fue la sorpresa de Paula ¡y la mía! cuando su madre me entregó su viejo reloj de plata, reloj con el que se había casado, ya averiado y sin posible solución. Pero con la ilusión de poder aprovechar la correa para crear una nueva pulsera para su hija.

“Algo nuevo y algo viejo dice la tradición.”

Las tres, llenas de emoción, y yo como una niña con zapatos nuevos, comenzamos a diseñar esas joyas que acompañarían a esa novia bonita.

Cual es mi sorpresa, cuando Paula me llama a los pocos días con algo nuevo que le rondaba por la cabeza. El reloj era muy especial para su madre, creo recordar que era un regalo de su padre para el día de su boda. Y aunque la correa perduraría en el tiempo como la pulsera de Paula, el reloj, viejo y estropeado, se quedaría como un trasto en un cajón y eso no podía ser, no se lo merecía. Algo había que hacer con él. Así comenzó el diseño de una hermosa caja de filigrana, con el mismo detalle de las hojas de la pulsera y los pendientes, que hoy guarda ese reloj como la auténtica joya que es.

Pendientes, pulsera y caja que guarda el viejo reloj hoy son ya joyas de familia.

Amor de madres a hijas, muchos sentimientos que a veces nos cuesta expresar y de los que me hacéis partícipe. Al final, un poquito de vuestros sentimientos llegan a mi y me calan, colándose siempre en los diseños y plasmando todos esos sentimientos en esa joya tan especial.

Poco a poco fueron llegando novias derrochando ilusión, deseando formar parte del diseño y buscando darle alma a esas joyas especiales. Así llegó María, con unos pequeños pendientes que de niña le había regalado su abuela. Plata y azabache, todos oscuros por el paso del tiempo. Había que devolverles el brillo original y crear un colgante para ellos. Así nació el colgante para esta hermosa novia acompañado de su gargantilla y a juego con sus queridos pendientes.

También llegaron Cris y Gus, con sus alianzas artesanas y sus maravillosos triskeles. Cris con sus deslumbrantes pendientes en filigrana para salir de la ceremonia en moto. Pero ¿qué regalarle a un novio Macarra? Pues un martillo de Thor en colgante hecho completamente a mano, sorpresa guardada hasta la mañana de la boda.

Novias con sapos en las orejas y la tradición enraizada en el corazón, pendientes dignos de lucir en cualquier ocasión.

Otras con la ilusión de un gran sapo convertible en piezas más de diario.

Así nació el sapo de Diana, con la ilusión de lucirlo junto a toda su familia y amigos este mayo de 2020 y a pesar de haber tenido que aplazar la boda y celebrarla en lo más íntimo, su gran sapo vistió finalmente vistió su pecho en una íntima ceremonia.

El sapo de Diana es una pieza muy especial pues guarda tres piezas en una, así, podrá disfrutar de él en todas las ocasiones. La combinación de todas sus piezas da lugar al sapo mayor. Y al separar el cuerpo superior de los inferiores tenemos un colgante y un pequeño sapo que la acompañará a donde quiera que vaya.

¿Y que me decís del brazalete de Iria? Pieza completamente contemporánea cargada de tradición. Diseñada con mucho detalle para un día tan especial.

Piezas todas ellas que se convierten en joyas de familia y que además guardan dentro de ellas parte del amor con el que las diseño y creo.

“Cada novia es única y cada joya cuenta una historia. Pero todas ellas tienen algo en común. Guardan la ilusión por una vida junto a la persona amada.”

¿Hablamos? ¿Te atreves a ser una novia diferente, única, especial? ¿Diseñamos una joya cargada de significado que cuente tu propia historia y te acompañe siempre?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información sobre protección de datos
Responsable: Carla Canedo Martínez, 53301898L | Fin del tratamiento: Relaciones comerciales | Legitimación: Tu consentimiento | Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. | Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido, retirada de consentimiento, reclamación ante autoridad de control. | Contacto: joyas@carlaalfaia.coms | Información adicional: Más información en mi POLÍTICA DE PRIVACIDAD